Conocerse a si mismo

"Conócete a ti mismo", también es descubrir o profundizar en tu vida espiritual. El desarrollo de nuestra vida, la liberación de nuestros sufrimientos así como la plena realización de nuestros talentos pasan por este conocimiento. Y esto requiere una nueva mirada y un nuevo comportamiento por parte nuestra. Toda persona que viene para recargarse a un centro de Invitación a la Vida, si lo desea, puede emprender un camino de transformación interior e integrar un grupo de oración.

Al reunirse una vez por semana, uno va descubriendo a través del grupo la fuerza de la oración en común, poniéndola al servicio tanto de los seres queridos como de las grandes causas de la humanidad. En estos encuentros se abordan también unos temas esenciales como son el no juzgar, el perdón o la fe. El aprendizaje de la escucha permite a cada uno poder dar testimonio de su experiencia respetando las diferencias y superando así los perjuicios y las barreras generacionales o sociales.